top of page

MASAJE CON  VENTOSAS

ventosas.jpg

Antiguamente eran construidas de bambú, bronce, vidrio, arcilla. Actualmente por lo general sólo se utilizan las de vidrio o plástico.

En china la aplicación de ventosas, tiene una larga historia que se remonta a los 2000 años. La primera descripción de este método curativo aparece reflejado en una obra de la dinastía Jin.

En los escritos egipcios también existe constancia de la aplicación de ventosas. Hipócrates y Galeano fueron grandes defensores de sus numerosos beneficios. En Europa y América se comenzaron a utilizar a principios del siglo XIX. En la medicina árabe se utilizan desde hace miles de años para tratar innumerables enfermedades, las llamaban “Hijhama”. Incluso las utilizaban en determinados días del mes respetando los ciclos lunares para obtener mejores beneficios.

Este método tiene la función de:

✅ Promover la libre circulación de Qi y Xue en los meridianos.

✅ Disminuir la tumefacción.

✅ Eliminar el dolor y dispersar las energías perversas exógenas (sobre todo frío y humedad).

✅ Eliminación de toxinas en una zona concreta.

✅ Derivar la sangre hacia otra zona.

✅ Aportar sangre o nutrientes.

Desde la medicina tradicional china los expertos relatan que consigue restaurar el flujo del “Qi ó Chí”, la energía y la fuerza vital que recorre todo el cuerpo, así como también de la circulación sanguínea, al aplicar la ventosa ocurre una rotura de los capilares sanguíneos que causa una congestión parcial en la zona dónde esté, provocando así la hemólisis (los glóbulos rojos se destruyen de modo que se libera la hemoglobina) logrando un efecto positivo, por otro lado sus efectos fisiológicos son:

✅ Aumento de irrigación sanguínea.

✅ Alivio del dolor.

✅ Aumenta circulación linfática (disminuir edemas).

✅ Aumento del oxígeno y nutrientes de los tejidos.

✅ Hiperemia local.

✅ Liberación miofascial.

✅ Activa el sistema inmunitario.

✅ Depurativo (Eliminación de toxinas).

✅ Tratar contracturas y rigidez muscular (Efecto relajante)

✅ Terapia antiinflamatoria y analgésica.

✅ Tos, resfriados, asma.

✅ Celulitis.

✅ Dismenorrea.

✅ Parálisis facial.

✅ Estreñimiento.

✅ Entumecimiento.

✅ Mordedura de serpientes, etc.

La terapia tiene aplicaciones muy amplias, trata enfermedades de medicina interna, como las del sistema nervioso o locomotor.

En la aplicación de ventosas se utiliza un pequeño recipiente que se coloca sobre la piel, en puntos específicos. Al colocar el recipiente se produce un vacio, obtenido, ya sea, mediante el fuego o por una bomba de succión. Esta succión o vacío genera una importante estimulación al cuerpo.

El procedimiento genérico es el siguiente:

1. Se colocan las ventosas de manera simultánea en diversas localizaciones de zonas cómo: la espalda, tórax, abdomen, nalgas y muslos.

2. Se deja por aproximadamente entre 5 a 10 minutos y generar una hiperemia.

3. Acto seguido se retira la ventosa y se coloca en otra área diferente del cuerpo.

Además de esto es necesario saber que se aplican de diferentes técnicas como son:

✅ Dejarlas fijas.

✅ Moverlas o deslizarlas una vez aplicadas.

✅ Incluso, se pueden usar para practicar el sangrado.

La ventosa es una técnica segura y fácil de aprender, indolora y que no lesiona la piel. El único “inconveniente” es que deja una marca equimótica que desaparece al cabo de una o dos semanas.

DIAGNOSTICO Y TIEMPO DE TRATAMIENTO.

Cuando la ventosa se encuentra fija unos cinco minutos podemos realizar un diagnostico según la tonalidad resultante de la piel:

✅ Piel color pálido, rosado o que apenas ha cambiado de color: insuficiencia de Qi y/o Xue.

✅ Piel violácea o amoratada: estancamiento de Xue.

✅ Piel de color rojo vivo: síndrome de calor.

✅ Piel al rojo vivo más gotitas de sudor: síndrome calor + humedad.

El tiempo de tratamiento será relativo según las necesidades del paciente.

A modo genérico podemos establecer que:

✅  Casos de debilidad: se dejara retenida entre 5 y 10 minutos con una succión suave-media.

✅  Casos de plenitud, gente joven de constitución robusta: se dejara retenida entre 10 y 15 minutos con succión moderada o fuerte.

PRECAUCIONES.

Especial cuidado en no quemar al paciente (ventosas de fuego).

La ventosa debe aplicarse donde la musculatura sea abundante y no haya prominencias óseas.

Contraindicada en los siguientes casos: hemorragias, convulsiones, región abdominal y lumbar de embarazadas, piel ulcerada, tumores, cicatrices, venas varicosas, hipersensibilidad, órganos de los sentidos, edemas, alergias, vasos sanguíneos grandes, articulaciones, zonas con mucho pelo y en pieles demasiado flácidas.

Jamás retirar las ventosas a la fuerza

bottom of page